Como especialistas en reformas en San Sebastián de los Reyes estamos muy acostumbrados a trabajar con ladrillos, pero, a la hora de meterse de lleno en una reforma o una construcción siempre tenemos que hacer una buena elección de material: ¿Qué tipo de ladrillos existen?, ¿Cuáles son los mejores?, ¿Es el que más pega con mi vivienda? Según su finalidad, aspecto y necesidad de cada obra, hay diferentes tipos de ladrillos y por tanto, para cada uno de ellos deberemos saber cuáles son sus particularidades. En Vivienda Sana te explicamos los tipos de ladrillos que hay y para qué sirven:

Cuáles son los tipos de ladrillo que existen

Es curioso que los orígenes del ladrillo se remontan a hace más de 10.000 años. Desde entonces, han ido adaptándose según las necesidades de cada época, hasta llegar a nuestros días, aunque su composición no haya cambiado mucho: están hechos de cerámica o arcilla, generalmente con forma rectangular y se cuece a más de 1000°C. Es esa exposición a altas temperaturas durante su fabricación, la que le proporciona resistencia y facultades aislantes, tanto térmicas como acústicas. Dependerá de lo que queramos conseguir apostar por uno, u otro.

cuales son los tipos de ladrillo

Ladrillo cocido de arcilla

El ladrillo cocido de arcilla es el más común de todos. Está hecho de forma artesanal y no presenta huecos en su estructura. El material con el que se fabrica es el adobe secado al sol, por lo que su resistencia térmica es mucho mayor. A día de hoy, se utiliza en construcciones de tipo agreste que no requieran de mucha resistencia. No es recomendable para viviendas porque no son muy duros.

Ladrillos macizos perforados

Este ladrillo se caracteriza por tener un mínimo del 10% de su superficie perforada, cuya mayor característica es la resistencia. Se utilizan principalmente en la elevación de fachadas para viviendas.

Ladrillo perforado al canto o hueco

Estos ladrillos poseen perforaciones horizontales al canto o testa para rebajar su peso sin perder resistencia. El ladrillo de arcilla perforado se utiliza especialmente para levantar tabiques que no requieran soportar demasiado peso. Dependiendo de su grosor podemos encontrarnos con ladrillos perforados al canto sencillos, dobles triples o cuádruples.

Rasillón o bardo

El ladrillo rasilla más ancho y plano, es ideal para cubrir huecos, hacer techos e incluso como elemento decorativo. Esta clase de ladrillo es mucho menos resistente, ya que si un ladrillo hueco posee dos filas de agujeros, el rasillón solo dispone de una.

Estos son los ladrillos más comunes que se utilizan en la construcción, no obstante también existe el ladrillo refractario, el ladrillo decorativo cara vista, el ladrillo Borgoña, el ladrillo decorativo para piso o el ladrillo decorativo de pared estilo rústico. ¿Quieres saber qué ladrillo el que mejor se adapta a tu idea de vivienda? Cuenta con nosotros para realizar cualquier reforma que te propongas en Madrid y alrededores y ¡consúltanos!

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

Recent Posts

Dejar un comentario

veinte − seis =

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Cerrar