Como especialistas en reformas en San Sebastián de los Reyes, queremos hablarte de cuáles son los diferentes tipos de cerramiento para interiores que existen. Y es que, aunque solemos pensar en exteriores al pensar en cerramientos, lo cierto es que los cerramientos para interiores también aportan mucha funcionalidad y confort.

Cuáles son los tipos de cerramiento para interiores

cuales son los tipos de cerramientos para interiores

Vamos a echar un vistazo a los diferentes tipos de cerramiento que podemos encontrar para interiores (ten en cuenta que muchos de ellos también se pueden utilizar como cerramiento de exteriores):

Cerramiento de corredera

Los cerramientos de corredera son de los más utilizados en interiores, porque permiten sustituir un tabique con puerta por una gran “puerta” corredera, con lo que se logra una gran optimización del espacio y una importante ganancia en iluminación.

El problema de este tipo de cerramientos correderos es que la suciedad se puede acumular en los perfiles, lo que hace un poco complicado el mantenimiento (y, evidentemente, a nadie le interesa tener un cerramiento de corredero que cuesta deslizar).

Además, el aislamiento no es todo lo eficiente que podría ser, aunque esto ha cambiado en los últimos años con los nuevos sistemas (los cuales nosotros utilizamos activamente en nuestra empresa).

Cerramiento plegable

Los cerramientos plegables parecen tabiques de cristal (o del material utilizado), pero, una vez se desplazan hacia un lado, se van plegando sobre sí mismos, quedando reducidos en un lateral del espacio en el que están instalados.

Son una buena forma de optimizar el espacio, porque, una vez plegados, apenas ocupan espacio. Además, se puede elegir la orientación del sistema de cerrado, haciendo más versátil este tipo de cerramiento.

Sin embargo, las juntas de este tipo de cerramientos no son tan herméticas como podríamos conseguir con otras estructuras, lo que hace que sea más fácil que se cuelen ruidos y olores. Algo que se agrava por el hecho de que las hojas que conforman el cerramiento no son muy gruesas.

Cortinas de cristal

Las cortinas de cristal son unos grandes cristales que se colocan sobre guías y que se pueden deslizar por ellas para abrirse o cerrarse. Se suelen utilizar en exteriores, pero también se pueden instalar en interiores.

El problema de instalarlas en interiores es que, a diferencia de los cerramientos plegables, una vez abiertos ocupan bastante espacio. Es por ello que, aunque optimizan el área para maximizar la visibilidad de una sala desde otra, no aportan mucha ventaja respecto a los cerramientos correderos (a diferencia de lo que sucede al utilizarlas en exteriores).

Cerramiento deslizante

Esta opción es una mezcla del cerramiento plegable y las cortinas de cristal. Lo que se hace en este caso es desplazar el cristal hacia un extremo y, una vez en el extremo, éste se pliega perpendicularmente.

Es la mejor opción para lograr el mejor aislamiento y no sacrificar metros cuadrados, aunque su viabilidad depende de la forma del espacio donde se quiera utilizar.

Puerta corredera

Por otro lado, tenemos las puertas correderas. Esto puede parecer que no es un tipo de cerramiento, pero, en la práctica y técnicamente, sí lo es.

Las puertas correderas pueden ser de muy distintos tipos. Desde una pared en la que la puerta se “mete” dentro de ella, hasta una doble puerta que se puede correr hacia un lado y hacia otro (como sucede con las puertas de ciertos armarios).

La solución de la puerta corredera, a nuestro juicio, no es de las más recomendables. A fin de cuentas, si quieres instalar una puerta de cualquier tipo, no recurras a alguien especializado en cerramientos.

Ventana corredera

Por último, y siguiendo con lo anterior, tenemos las ventanas correderas. Como en el caso anterior, puede parecer que no es un tipo de cerramiento como tal, pero sí lo es.

En ocasiones, puede interesarnos tener una ventana interior en casa. Por ejemplo, si queremos separar una cocina americana del salón podemos optar por diferentes tipos de cerramiento. Y este es uno de ellos.

Podemos construir un tabique y colocar una ventana corredera (además de una puerta, lógicamente) para poder servir platos desde ella. Es una solución infrecuente, pero que puede darse y que merece tener un hueco en esta lista.

No obstante, como en el caso anterior, no consideramos que sea una opción especialmente recomendable.

Precio del cerramiento para interiores

Como puedes suponer, el precio del cerramiento de interiores depende de gran número de factores. Nos resulta imposible indicarte un precio cerrado como tal. Lo que sí podemos decirte es que el precio dependerá de:

  • El tipo de cerramiento elegido
  • Tamaño del cerramiento
  • Materiales y diseño

Como puedes ver, tienes varios tipos de cerramiento para interiores, dependiendo de qué sea lo que necesites, lo que quieras conseguir y las estancias que quieras cerrar. Si tienes cualquier pregunta al respecto, no dudes en contactarnos para que te demos información más detallada.

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

Recent Posts

Dejar un comentario

10 + 16 =

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Cerrar