Como especialistas en reformas en San Sebastián de los Reyes somos conscientes de que muchas personas conocen el suelo radiante, pero que no sucede lo mismo con el techo radiante. Hoy, queremos hablarte de ambos e indicarte cuál es la mejor opción.

¿Cuáles son las diferentes entre suelo y techo radiante?

diferencias suelo radiante techo radiante

El suelo radiante tiene mucha más fama y es mucho más conocido que el techo radiante, pero éste último también existe y puede aportar cuantiosos beneficios. Ahora bien, ¿esos beneficios son más o menos que los que ofrece el suelo radiante?

Pues, para empezar, debemos aclarar que ambos tipos de calefacción utilizan un sistema de radiación, lo que significa que no calientan el aire, sino que calientan las superficies directamente. Es un poco complicado de explicar (es un aspecto físico de la energía, así que no tiene sentido que profundicemos en ello) pero es así.

Por lo tanto, uno de los errores más frecuentes al hacer las comparaciones, que es el de que si el aire caliente tiende a subir será mejor tener suelo radiante que techo radiante, no procede, porque estos sistemas no funcionan calentando el aire.

Así que, aclarado esto, ¿qué ventajas y desventajas presenta cada sistema?

Bueno, pues hay un primer problema del suelo radiante que tiene que ver con la funcionalidad y el precio. Levantar el suelo para hacer una instalación de suelo radiante es mucho más costoso que hacer la misma instalación en el techo. Y, además, para hacerlo en el suelo, necesitas un permiso de obra civil, cosa que no sucede en el techo.

Por supuesto, esto también aplica para los mantenimientos, que, aunque son infrecuentes en ambos casos, pueden tener que realizarse ocasionalmente. Es obvio que es más fácil hacer estas labores de mantenimiento en el techo que en el suelo.

El mayor problema del techo radiante respecto al suelo radiante es que, puesto que el calor procede de arriba y calienta las primeras superficies que se encuentra, tiende a calentar la cabeza de las personas, en lugar de los pies, como hace el suelo radiante. En algunos casos, esto puede llegar a provocar agobio o dolores de cabeza.

Como puedes ver, la elección entre suelo o techo radiante depende de varios factores, aunque, por norma general, se tiende a considerar que es mejor el techo radiante. En cualquier caso, puedes contactarnos para que te demos nuestra opinión sobre qué es mejor en tu caso concreto.

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

Recent Posts

Dejar un comentario

diecinueve + 9 =

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Cerrar