La cerámica y todas sus vertientes nos ofrecen una gran variedad de acabados y estilos. Por lo tanto, no es de extrañar que se haya convertido en el tipo de revestimiento y pavimento favorito de muchos hogares o negocios. Como especialistas en reformas en San Sebastián de los Reyes, te contamos sus claves.

Las baldosas cerámicas, tal y como te explicábamos, son perfectamente idóneas tanto para suelos, como para revestir las paredes. Normalmente se presentan en placas de poco espesor, fabricadas a partir de arcillas y otros compuestos a partir de materias primas inorgánicos.

Hay muchos tipos y variedades de baldosas cerámicas, con mayor o menor resistencia a las inclemencias del tiempo o específicas para determinados usos. Pero su procedimiento de elaboración suele pasar por moldearlas, secarlas y cocerlas.

Así, damos lugar a diferentes estilos y variedades, los cuales han sabido encontrar su hueco en el mercado y permiten amplias posibilidades de personalización y diseño incluso en una misma estancia, pudiendo combinar varios tiempos.

Encontramos los azulejos, los pavimentos de gres, el gres porcelánico, el gres rústico, y el barro cocido. Cada uno de ellos presenta propiedades diferentes en cuanto a aspecto, porosidad, esmaltado, textura… Así que antes de decidirte por uno u otro, es recomendable que conozcas antes sus características y cómo se comportará.

Una vez hayas escogido el tipo de revestimiento o pavimento de cerámica que mejor encaje con tus necesidades y gustos, no tardarás mucho tiempo en darte cuenta de toda sus ventajas: calidad de acabados, durabilidad y resistencia al tránsito y a las condiciones meteorológicas, calidez y diseño para el hogar…

Además, se trata de un material altamente antideslizante, por lo que será muy seguro para todos los habitantes de la casa, incluidos los más pequeños o las personas con movilidad reducida. Incluso si el pavimento está mojado, hoy en día muchas baldosas cerámicas incorporan tratamientos para evitar el deslizamiento.

¿Qué temperatura soporta la cerámica?

que temperatura soporta la ceramica

Aparte de a la humedad y a los productos químicos, la cerámica es altamente resistente a los cambios de temperatura. Por ello, es un material que se comporta de forma óptima tanto en exteriores como en interiores y en las fachadas de todo tipo de edificios.

De hecho, para su proceso de fabricación se obtiene en hornos que llegan a superar los 1000 °C de temperatura. Pero si además se mejora su composición con otras materias, arcillas y óxidos, su resistencia a las temperaturas llega a multiplicarse.
Así que si estás buscando un material duradero, que soporte perfectamente los cambios de temperatura, que no conduzca la electricidad y además aporte un acabado acorde con tus gustos y estilo, infórmate sobre las posibilidades que te ofrece la cerámica para tu próxima reforma.

Si te ha parecido interesante, quizás te interese leer sobre:

Recent Posts

Dejar un comentario

5 × uno =

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra POLÍTICA DE COOKIES, pinche el enlace para mayor información. Además puede consultar nuestro AVISO LEGAL y nuestra página de POLÍTICA DE PRIVACIDAD

Cerrar